Revista literaria avant la lettre

Esquela

Rogad a Dios en caridad por el alma del señor

Don MIQUEL BONET PINYOL

Falleció en cierto lugar que la Agencia de Pro­tec­ción de Datos no nos permite repro­du­cir el día ese que llovió tanto y al muy zumbao solo se le ocurrió salir con la bicicleta por la riera a una edad que ya le decíamos que no tenía para hacer tonterías, después de recibir los Santos Sacra­men­tos y la Bendición Apos­tó­lica de Su Santidad

Q.E.P.D / D.E.P. / R.I.P / Y.M.C.A

Cómo él siempre decía: «Más vale arder deprisa que caer en la brasa».

Lo extra­ña­rán pro­fun­da­mente, ténganlo por seguro:

Su aman­tí­sima esposa, cuando vuelva a casa de –por este orden– sesión de aro­ma­te­ra­pia, ali­nea­ción de chakras, taller de glaseado de tartas, cortadito con las amigas, torneo de pádel con los com­pa­ñe­ros de trabajo, compras de trapitos por internet (gracias al Creador que se sabe todos los códigos de las tarjetas del tras­pa­sado) y al ven­ci­miento de cada plazo de hipoteca.

Exce­len­tí­si­mos padres, que siempre vieron en él el fruto maduro de su amor y se repetían entre guiños y codazos, sin impor­tar­les mucho la presencia del fallecido «Este nos salió bien, ¿eh?». Aunque habrá que hacerles llegar la noticia del deceso y loca­li­zar­los en su crucero por los fiordos noruegos. Por favor, si alguien pudiera pasar el recado ya tal.

Hermano, el popular y floweado hiphopero Marfil a la Roca, autor de los temazos Què fot ara aquest o Po, po, ponte tu parche, dis­po­ni­bles gra­tui­ta­mente en Sound­Cloud, y que quiere apro­ve­char este espacio en los medios para pasar el contacto de su agencia de con­tra­ta­ción CHÚPAMELA MANA­GE­MENT S.L. 695 431 555 de lunes a viernes en horario de oficina (el viernes se van un poco antes, pero lo compensan haciendo un ratito más de lunes a jueves).

Abuelos, tíos y primos, que echaran de menos sus muecas cir­cuns­pec­tas aunque no por ello faltas de vis cómica y savoir-faire las próximas navidades.

Familia política, había que ponerlo.

Amigos, que están muy, muy tristes pero bastante aliviados de que en el momento del falle­ci­miento el inter­fecto estaba al corriente de pago de todas las rondas de cer­ve­zu­quis. Visto el mal rato, han decidido que, a partir de ahora, habién­dose percatado fatí­di­ca­mente de que a medida que se hacen mayores se incre­men­tan las pro­ba­bi­li­da­des de ver repetida tan des­afor­tu­nada situación, van a pagar siempre a escote.

Ex com­pa­ñe­ros de instituto y facultad, que preguntan si era el tío de las camisas raras. Va a ser la comidilla de los próximos reen­cuen­tros anuales. «Hay que ver, tan joven, y pasaba siempre del porro cuando se lo rulábamos».

Followers de Twitter, que por fin van a tener la excusa perfecta para dejar de seguirle y dejar de lamen­tarse por aquella mala hora que le dieron al follow­back. Eso los que no lo hubieran muteado ya.

Los de los 3752 grupos de Whatsapp, [emoticono del mono tapándose los ojos] [emoticono del mono tapándose las orejas] [emoticono del mono tapándose la boca] [berenjena].

En Linkedin, hay que suponer que el des­gra­ciado ya no actua­li­zará más el currí­cu­lum.

Vodafone, y es una pena porque con un par de fac­tu­ri­llas más habría llegado a los 350 puntos y podría haberse llevado, por sólo 240 euros, el nuevo Galaxy 21. En Endesa están igual­mente desolados, pues ahora iban a sacar una nueva tarifa revo­lu­cio­na­ria de consumo por segundo que deseaban (sic) que el tras­pa­sado hubiera podido disfrutar (sic). Lo pone en una carta.

Camareros de res­tau­ran­tes, a los que les será difícil conllevar sus exis­ten­cias sin esa carita de oler pedos que ponía cuando le servían sus caldos favoritos en copas de IKEA Gørnätxal.

Super­mer­ca­dos pre­fe­ri­dos, BonPreu-Esclat, Lidl, Aldi y Spar, que ruegan a la familia la devo­lu­ción de las Tarjetas Cliente y quieren hacer notar que las pro­mo­cio­nes y des­cuen­tos acu­mu­la­dos son per­so­na­les e intrans­fe­ri­bles. Igual­mente desean que se consigne el código postal del tanatorio dónde se velará el cuerpo, a efectos esta­dís­ti­cos.

Biblio­teca Municipal, que aprovecha para recordar que está pendiente de retornar un ejemplar desde 2004. Por cierto, ahora tienen servicio de book-crossing y sala de visionado HD de blurays.

Y sobre todo, el Estado, que lamenta amar­ga­mente la pérdida de tan cumplidor con­tri­bu­yente. Ay Dios que buen vasallo si hubiere buen señor, quieren hacer notar, también.

Todos estos, RUEGAN una oración por su alma, en serio.