Revista literaria avant la lettre

Parte de Incidencias

SAMUR – PRO­TEC­CIÓN CIVIL – MADRID
UNIDAD MÓVIL 199123
PARTE DE INCI­DEN­CIAS

Viernes 22 de Abril – 23:00

Zona de Moncloa.

Unos jóvenes menores de edad nos llaman por un coma etílico. Apa­re­ce­mos en 4 minutos. Aplicado protocolo de reani­ma­ción con éxito. Hemos llegado antes que la policía, por lo que aplicamos protocolo de salvar de un marrón a los chavales y nos quedamos las birras para evitarles un problema. Llamamos a los fami­lia­res del menor atendido y nos confirman que aplicarán el protocolo de vendimia este año.


23:30

Sin inci­den­cias.

Movemos la unidad móvil a un 24h para pillar unas pata­tue­las que peguen con las cervezas. Al enfermero le parece mal, así que llamamos a otra unidad móvil para cambiarlo por un enfermero mío, compañero de facultad.


Sábado 23 de abril – 01:13

Plaza de Lavapiés.

Un grupo de personas jugando al fútbol ha golpeado a una señora con el balón. Contusión leve cra­neo­en­ce­fá­lica, acom­pa­ña­mos a la señora a casa tras aplicarle el protocolo, no sin antes aumentar el sumi­nis­tro de cerveza que se nos estaba acabando. Aparecen unos cigarros liados con lo que parece ser THC en forma de hoja, mezclado con tabaco, en una de nuestras estan­te­rías de la parte trasera de la unidad móvil.


02:35

Ópera.

Una movida chunga entre segui­do­res del Real Madrid y del Atlético de Madrid acaba a navajazos. Joder macho, ¿esta gente no puede relajarse o qué? Un jaleo que flipas. Con lo tranquis que estábamos ahí pim pam a lo nuestro.

Apa­re­ce­mos a los 23 minutos de la llamada.

Atendemos las heridas, ningún herido grave. El perro de policía no para de ladrarle a nuestra unidad móvil, «tranqui chucho» se llega a pro­nun­ciar. La policía requisa una bolsa con cocaína a los violentos, pero mi compañero el enfermero me comunica que uno de los heridos en la ambu­lan­cia llevaba otra bolsa en el bolsillo, la cual hemos guardado con­ve­nien­te­mente para que la policía cien­tí­fica la examine.


03:00

CARRETERA.

JALEO.

BUAAAAAA LA BOLSA DE FARLOPA ESTÁ EN EL SUELO, VACÍA, CREEMOS QUE SE HA CAÍDO.

COCHE OSTIAO EN LA CUNETA.

APA­RE­CE­MOS AL MOMENTO, AHÍ ESTAMOS. LOS AMOS. EL SAMUR. OEEEE OEEEE. SE NOS PONE CHULETA EL CONDUCTOR. NO LE HA PASADO NADA. EL TIPO SE HA SALIDO DE LA CARRETERA Y NOS HA LLAMADO LA POLI POR SI LE PASA ALGO AL NOTAS. SE PONE CHUNGO EL TIPO. LE METO UN MECO. LO SUBIMOS A LA AMBU­LAN­CIA Y LE DAMOS DE OSTIAS. LO TIRAMOS A LA CALLE Y LO DEJAMOS AHÍ, QUE SE JODA.


06:00

Malasaña.

Unos muchachos nos llaman por una reyerta. Apa­re­ce­mos en 10 minutos. Unos segui­do­res de Wes Anderson se han encarado con unos detrac­to­res, pro­vo­cando heridas morales en un par de ellos. Llamamos a nuestro equipo de psi­có­lo­gos, que aplicará el protocolo corres­pon­diente. Mi compañero enfermero ha des­apa­re­cido gritando por el barrio. Uno de los chicos de la reyerta nos da un abrazo y nos regala unas setas, que guardamos con­ve­nien­te­mente para que la policía cien­tí­fica las examine.


Ü☼:þþ

Bajos de Argüelles.

Flipamos con el color del cielo ¿siempre es así de azul por la mañana?

Nos llaman de un bar. Una mujer se ha puesto de parto. ¿No es preciosa la natu­ra­leza humana? Acudimos encan­ta­dos, aterrados eso sí, por las malas pre­sen­cias que se nos van pre­sen­tando en nuestro camino. Apa­re­ce­mos en ‑3 minutos. En 5 minutos. En ‑4 minutos. ¿Qué hora es? Cuando llegamos, el horror: en un infierno rodeado de llamas, una mujer grita en el suelo. Nos acercamos y obser­va­mos con violencia cómo el mismo diablo sale de sus entrañas, recitando discos de Perales en sentido inverso, lleno de fuego, sangre, y un líquido ‑que nos recordaba a kalimotxo pero no sabía para nada igual-. Agarramos al hijo de Satanás, y con­sen­sua­mos entre todos que lo mejor era llevarlo ante Cthulhu, a pesar de que la señora en el suelo gritaba algo de Inc-ub-adora. Nos montamos en nuestros dragones y nos vamos de allí antes de que nos pase algo.


10:00

Hace frío en las mazmorras del castillo. Escribo esto aquí con la esperanza de que mi amada acuda en mi rescate, pues yo la salvé de un temeroso dragón en lo alto de su fortaleza hace ya 3 lustros. Estoy solo, tengo hambre, y creo que he hecho mis nece­si­da­des encima. Aquél que sea mi captor, vive Dios que no tendrá Tierra Media dónde escon­derse.


13:15

Me levanto por el agua que me tira a la cara un policía, me sacan del calabozo de la comisaria de Aluche. No tengo ni idea de lo que pasa aquí, si hace 10 minutos yo estaba sacando a un chiquillo de un coma etílico.