Revista literaria avant la lettre

Origen de las tradiciones navideñas

Pesebre
Entró Jesús en el Templo de Jerusalén y halló a los mer­ca­de­res jugando a un juego de mesa y les dijo: “¿Qué hacéis, pecadores?”. Y ellos le con­tes­ta­ron: “Jugamos a un juego de rol llamado World of Warcraft, donde las figuritas pintadas a mano repre­sen­tan a los ejércitos sobre este bello tablero que es una maqueta a escala de un campo de batalla”. Y Jesús dio un manotazo al tablero y expulsó a los mer­ca­de­res del templo. Y dijo a sus dis­cí­pu­los: “A partir de ahora usaremos este tablero para repre­sen­tar el pesebre donde nací, y estos orcos serán los pas­tor­ci­llos que vinieron a adorarme. Haced esto en con­me­mo­ra­ción mía”.

–Mateo, 6:24

Lotería y niños de San Ildefonso
Y el Rey Herodes hizo matar a todos los pri­mo­gé­ni­tos, pero un pastor llamado Ildefonso escondió a cientos de niños bajo su lecho de paja. Y al des­cu­brirlo, Herodes montó en cólera y dijo a Ildefonso: “Oh, tú que osas desa­fiarme: condeno a tus niños a la escla­vi­tud eterna y que los hijos de sus hijos durante mil gene­ra­cio­nes tengan que sacar bolas numeradas de un bombo gigante”.

–Lucas, 1:3

Villan­ci­cos
Y llegó Jesús con sus dis­cí­pu­los a la plaza del mercado de Jerusalén y vio que lo que allí ocurría no era bueno, pues había tres hombres de un lejano país tocando la guitarra y moles­tando a la gente que tomaba vino en las terrazas de las tabernas. Y como los tres hombres cantaban con voz de trueno ‘Borri­quito como tú’, Jesús se acercó a ellos y los expulsó a patadas y se quedó con su guitarra. Y dijéronle los dis­cí­pu­los: “Maestro: no tenemos dinero para comer. Quizás si tocaras la guitarra y cantases bellas canciones, esta buena gente de las terrazas nos daría algunas monedas”. Y así fue como Jesús comenzó a tocar bellas melodías auto­bio­grá­fi­cas que narraban el milagro de su naci­miento en Belén y la gente de las terrazas lloraba de emoción y los colmaba de monedas.

–Marcos, 4:3

Estrella de Oriente
Y los tres Sabios Magos de Oriente no sabían cómo llegar a Belén, pues el camino estaba muy mal seña­li­zado y se extra­via­ron y llegando a Ciudad Real pararon a preguntar a un hombre que caminaba por la calle y le dijeron: “Oh, viandante, dinos cómo llegar a Belén, pues debemos ir a adorar al Señor”. Y el hombre dijo: “Estáis de suerte: soy el cantante Raphael y voy a Belén”. Y los tres Magos reco­no­cie­ron a Raphael, pues era cier­ta­mente un cantante de éxito y toda una estrella en Oriente. Y así fue como, guiados por Raphael, la estrella de Oriente, llegaron a Belén.

–Lucas, 1:7

Papá Noel
Y entraron en Cafarnaún y vieron a una multitud que rodeaba la casa de un pastor. Y acer­cá­ronse y preguntó Jesús: “¿Qué hacéis aquí y por qué lleváis piedras y bastones?”. Y le con­tes­ta­ron: “Un ladrón llamado Klaus ha intentado entrar por la chimenea para robar en casa de Nicolás y es tan gordo que ha quedado atascado y ahora no podemos sacarlo para poder darle su merecido”. Y Jesús entró en casa del pastor y obró un milagro y el hombre gordo pudo salir de la chimenea, y cuando la multitud quiso matarlo, el Mesías les dijo: “¡Atrás! No tocaréis a este pecador, pues Klaus está arre­pen­tido y a partir de ahora entrará por las chimeneas para obrar buenas acciones y colmaros de regalos. Así sea”.

–Juan, 3:16

Cenas de empresa y amigo invisible
Y Jesús decidió celebrar la Última Cena, pero los dis­cí­pu­los ponían excusas porque les daba pereza y querían estar con sus familias. Pero Jesús les obligó a asistir y a inter­cam­biarse regalos. Y como los dis­cí­pu­los eran pobres, los regalos eran de muy mala calidad. Pero cuando el Mesías abrió el suyo hubo gran admi­ra­ción, pues era un televisor UHD 4K OLED de 52 pulgadas. Y hubo envidias, por lo que Jesús dijo: “Este regalo es de mi Padre, el mejor Amigo Invisible que existe. Haced esto en con­me­mo­ra­ción mía”.

–Marcos, 9:6

Árbol de Navidad
Y subió Moisés al monte Sinaí y vio una zarza que ardía sin con­su­mirse, y un ángel le dijo: “Esta zarza es Yahvé”. Pero Moisés no le creyó y pasó de largo. Y Yahvé montó en cólera y volvió a poner a prueba a Moisés y esta vez tomó forma de abeto y le dijo: “Moises, yo soy el que soy”, pero Moisés no creyó que aquel abeto tan feo pudiera ser el Padre Celestial. Y Yahvé, lleno de ira, entonces tomó forma de abeto con bellos adornos colgando de sus ramas y con luces que par­pa­dea­ban y con guir­nal­das doradas. Y entonces Moisés sí que le creyó y se postró ante él. Y dijo Yahvé: “Deja tus zapatos junto a mi tronco, pues esta es tierra sagrada”.

–Éxodo, 3:2

Noche­vieja
Y al abrirse el Séptimo Sello los arcán­ge­les tocaron doce veces la campana después de que los cuatro Jinetes tocaran los cuartos. Y hubo llantos y crujir de dientes. Y Yahvé ordenó que con cada campanada los pecadores comieran una uva. Y los que no murieron atra­gan­ta­dos fueron con­de­na­dos a ver las mismas actua­cio­nes musicales una y otra vez, año tras año. Y como no escar­men­ta­ban, los condenó a dis­fra­zarse con gorros de cartón y mata­sue­gras y a pagar can­ti­da­des desor­bi­ta­das por entrar en cualquier local, por los siglos de los siglos.

–Apo­ca­lip­sis, 5:12

Comida de Navidad
Y celebró Jesús su cum­plea­ños ofre­ciendo un banquete de Padre y muy Señor mío y se acercó un pastor que le dijo: “Si tú eres el Mesías que todo lo sabe tengo una pregunta para ti: ¿cómo funciona la Ley d’Hondt?”. Y Jesús le ofreció un plato de sopa y una copa de cava y le dijo: “Mi reino no es de este mundo, pero siéntate con nosotros, allí, junto a mi cuñado, que él sí que todo lo sabe y te dará con­ver­sa­ción lleno de gozo”. Y tras una larga sobremesa el pastor se arre­pin­tió de haber pecado de soberbia, pues el cuñado del Mesías no paraba de hablar. Y Jesús dijo a los presentes: “Haced esto en con­me­mo­ra­ción mía”.

–Mateo, 12:15

Anuncios de juguetes
Las muñecas de Famosa se diri­gie­ron al portal para hacer llegar al Niño su alegría y su amistad y Jesús en el Pesebre sonrió, pues estaba alegre. Noche­buena de amor, Navidad jubilosa. Es el mensaje feliz de las muñecas de Famosa.

–Marcos, 2:1